sábado, 2 de abril de 2011

.


Se ve un jardín y bloques de edificios distribuidos a diversos niveles y distancias, cuanto más cerca más irreales, quién sabe si importados de Hong Kong o fruto de un "collage", atravesados de vez en cuando por calles quebradas, grúas rojas y retales de campo, talleres, desmontes, vertederos de chatarra, tejados sin rematar, excavadoras, alguna bandera. Todo esto debe de pillar por el barrio de casuchas que llevaba al cementerio; en aquellos caminos los novios de verano cortaban amapolas que lloraban pétalos rojos sobresu amor efímero.

1 comentario:

  1. Muy bueno Ainara!
    Si es que no me queda otra que sentirme muy orgullosas de vosotras!
    U bico grande!

    ResponderEliminar